sábado, 22 de junio de 2013

Sobre la inmediatez del periodismo y las buenas historias



“Conocí” a Javier Errea hace poco leyendo una entrevista que publicó el diario Últimas Noticias de Caracas. Este periodista estuvo en el Seminario de Diseño de la Información que se realizó en Caracas el 12 y el 13 de junio.

En esta entrevista se despacha con varios conceptos y descontentos, con los que se puede estar, o no, de acuerdo. Rescaté un par de frases que me dejaron pensando.

“El periodismo tiene que ver única y exclusivamente con eso tan dificilísimo que es contar historias. Es decir, ayudar a entender el mundo y a compadecernos de él. Compadecer es un verbo precioso: significa no lamentarse resignadamente, sino padecer con. Hablamos, por tanto, de empatía, de solidaridad, de humanismo radical. Lo demás es accesorio. No es que lo diga yo, es que es accesorio. Y como las empresas informativas no quieren verlo, o no lo aceptan, y no lo aceptan porque se trata de algo muy complejo, se dedican a comprar soluciones de otro tipo. Es lo fácil. Comprar soluciones como quien compra aspirinas. Pero el periodismo no va de eso”.


“La batalla de la inmediatez no es la batalla del periodismo. Esa será la batalla de la distribución. No la nuestra. No me importa quién da la noticia primero, sino quién la da mejor. ¡Qué más da anunciar algo diez segundos antes que tu competencia! Eso es algo que nos han vendido interesadamente y que forma parte de la sociedad de consumo radical y devoradora en la que vivimos. Una sociedad que no genera más conocimiento, sino más ruido. 99% de lo que se dice o vive en Twitter son majaderías. A mí eso, que en el fondo tiene que ver con la vanidad y con el intento de satisfacerla, no me interesa. Lo que se ha abaratado es la posibilidad de publicar desahogos personales”.


No hay comentarios: