viernes, 7 de mayo de 2010

Un aporte distinto sobre el negocio de la basura y la tarea de los clasificadores


Ahora, de golpe, los clasificadores de residuos (léase los que reciclan lo que nosotros tiramos para que sea reconvertido) y no hurgadores (aquellos que, también con razón, buscan comida entre lo que usted, lector, desechó) se volvieron a poner de moda en los "miedos masivos de comunicación". 
Todo por un conflicto, inflado elegantemente quizás porque estamos en veda de cara a las elecciones municipales. Un anunciado conflicto lleno de incidentes y desmanes con la Policía que nunca llegó a ser. 
Entonces, harto de la otra basura, la que me vende la tele, se me ocurrió reflotar esta nota que escribí para la agencia IPS hace menos de dos meses y que me sumergió en ese mundo, tan complejo y difícil de entender. 
La nota es un pequeñísimo aporte, una breve mirada sobre una situación social, económica y política que presenta muchas aristas, algunas nada fáciles de comprender en un informe de un minuto en televisión.

No hay comentarios: