viernes, 26 de diciembre de 2008

El valor de una idea

Una buena idea no es nada, si no es tenida en cuenta. Cuentan, vaya uno a saber si es cierto, que un día llegó a la agencia de publicidad Saatchi & Saatchi de Rumania, un creativo con una idea para la campaña de la organización ambiental Greenpeace. La traía en un papelito todo arrugado y por escrito, pues no sabía dibujar casi nada. Muchos se le rieron en la cara, otros se dieron vuelta. Uno sólo de los "capangas" de la agencia tomó nota.
Éste es el resultado, dibujante por medio. Un buen aviso gráfico que busca concientizar sobre la necesidad de
parar la tala indiscriminada de árboles para frenar el calentamiento global. Y de paso alertar sobre el uso indiscriminado de la energía atómica. Todo en un solo aviso, con la fuerza de una idea que estuvo a punto de terminar en una papelera.

2 comentarios:

LEIRA dijo...

Hijo de puta, tu blog es mucho mejor que el mío.
No importa, asi y todo te quiero

Pablo Alfano dijo...

Pero lo tuyo es la poesía y el cuento breve. Y en eso sos bueno, che. Yo también te quiero. No cambies.