jueves, 22 de noviembre de 2007

El rabino y el marido afligido

Un judío piadoso llega a la casa del rabino y le dice: Mi mujer no me deja vivir, me ofende, me maltrata, me humilla. El rabino le contesta: guetir (divórciate). El judío asombrado le dice: ¡cómo me voy a divorciar, yo la quiero! El rabino le responde: Guetirnischt (no te divorcies).
Pocas semanas después vuelve el judío y le dice al rabino: ya no puedo más vivir con ella, no quiere que estudie, me insulta y me hace pasar vergüenza delante de mis amigos.
El rabino nuevamente le contesta: guetir (divórciate). ¡Cómo me voy a divorciar, me da cosa! ¿Qué van a decir mis amigos y conocidos?, le dice el hombre. Entonces el rabino le responde una vez más: guetirnit ( No te divorcies).
Pasan pocas semanas y el hombre vuelve y le dice al rabino: No me quiere hacer Fish para Shabat, no quiere tener un hijo conmigo, cómo puedo vivir así. El rabino otra vez con santa paciencia le aconseja que se divorcie. ¿Y mis padres qué van a decir? ¿Como los voy a avergonzar con mI divorcio?, le retruca el judío. El rabino, ya sacado de sus casillas, le contesta " CONVERTITE". Si entender nada el hombre le dice: Cómo me pide eso, yo soy un judío piadoso cumplo con todos los preceptos de la Halajá.. ¿porqué me tengo que convertir? El rabino le contesta: Así le vas a ir a romper las pelotas al cura.

Un nuevo aporte de Rosalba

No hay comentarios: